Los 10 mayores temores mundiales (Cuando los marcianos invadieron Quito)

Orson Welles durante su famosa transmisión - 1938

Orson Welles durante su famosa transmisión – 1938

Por: Xavier Cruz

(Publicado en el blog GODMAKERS, Nosotros Hacemos la Musica, Nosotros Soñamos Los Sueños el 24 de junio de 2009)

Continuando con nuestra serie de las noticias que han generado mayor pánico presentamos hoy, en el puesto número 8 a: La Guerra de los Mundos – CUANDO LOS MARCIANOS INVADIERON QUITO!!!

Los hechos son bien conocidos: En 1938, los Radiodramas se encontraba en la cúspide de su popularidad, y si alguien les sacó ventaja, fue Orson Welles. El 31 de Octubre de ese año, un programa que contaba originalmente con solo el 3,6% de la audiencia, simulaba ser la transmisión de un concierto, pero la música era interrumpida de tanto en tanto por la voz de Orson Welles pretendiendo ser un locutor de noticias dando recuentos y actualizaciones de una invasión marciana a la Tierra,y que las valerosas fuerzas armadas americanas se encontraban combatiendo a los invasores en New Jersey, todo esto adaptado, claro, de la novela de H. G. Wells.

Aunque se mencionó tres veces durante el programa que éste se trataba de una dramatización, miles de escuchas entraron en pánico y huyeron de la ciudad mientras otro ponían barricadas en su casa y se aprovisionaban de alimentos y vituallas.

Se estima que más de un millón de personas escucharon la transmisión y creyeron que era real. Digamos que fue el primer pánico de la era sin cables.

Al enterarse de la conmoción causada, la radio puso fin a la transmisión y se pudo escuchar a Orson Wells diciendo “Les habla Orson Welles fuera de personaje para asegurarles que La guerra de los mundos no fue más que un obsequio de noche de brujas… Ya pueden quitarle los cerrojos a puertas y ventanas… Sentirán un alivio al saber que no fue en serio. Si alguien toca la puerta, abren y no hay nadie, no fue un marciano. Es noche de brujas…”

Ah, pero algunos de ustedes, los más brillantes dirán: “Eso no fue un pánico mundial, solo en USA, que en USA se creen cualquier cosa!!” .

Pero probablemente no sepan que New Jersey no fue el único sitio invadido por los marcianos.

En 1944, se realizó en Chile una transmisión similar, con la salvedad de que se anticipó con el suficiente tiempo de antelación al público de que lo que iba a ser expuesto era ficticio. El lugar elegido para el aterrizaje marciano fue Puente Alto, al sur de Santiago. Según el actor chileno Eduardo Alcázar, quien participó en el programa, éste fue el éxito radial del año. “No se registraron desgracias personales. Hubo escenas tragicómicas como la de un Gobernador de Provincia, que telegrafió al Ministerio de Guerra, avisando que había puesto en pie de batalla a la tropa con el emplazamiento de cañones, para oponerse a los invasores marcianos”, cuenta en una entrevista. Sin embargo, los hechos desmienten a Alcázar, pues es sabido que José Villaroel, un electricista de Valparaíso, murió de un infarto al escuchar la noticia de la invasión y miles de personas salieron asustadas a las calles o, al igual que en USA, a refugiarse con barricadas en sus casas.

Sin embargo, nada supera en dramatismo a lo ocurrido en Ecuador:

El 12 de Febrero de 1949, a las 8 de la noche, Radio Quito, una emisora ecuatoriana de prestigio, que llevaba 9 años funcionando y estaba muy bien considerada por sus programas de noticias, transmitió otra adaptación de la novela, siguiendo el mismo formato informativo de Wells, pero ambientado a la realidad y geografía ecuatorianas.

El ecuatoriano Leonardo Páez, director artístico de la Radio concibió la idea, que fue realizada por chileno Eduardo Alcaraz, quien ya había hecho lo propio en su país natal. Mientras Potolo Valencia y Gonzalo Benítez, el dueto más popular de cantantes de la época, interpretaba sus canciones, el programa fue interrumpido para emitir una información acerca de una serie de extrañas explosiones que habían sido observadas en la superficie de Marte. Las interpretaciones musicales continuaron algunos momentos más hasta que, a mitad de la canción “El ponchito verde”, un locutor se apoderó del micrófono y comenzó a decir, notoriamente alarmado y nervioso: “Nos invaden los marcianos, nos invaden”.

La transmisión incluyó descripciones acerca de la forma como los invasores extraterrestres se habían apoderado del campo de aterrizaje de Cotocollao, de cómo un platillo volador había sido avistado en las Galápagos y de cómo Latacunga había sido exterminada.con un gas letal que se aproxima peligrosamente a Tambillo desde el sur y que había sobrepasado por el norte la ciudad de Otavalo. El programa contó con supuestos enlaces a agencias noticiosas internacionales y con Radio Cochabamba y Radio Zenit de Guayaquil e incluso se imitó las voces de autoridades de la época. El punto culminante fue, quizá, cómo se desvaneció el reportero que narraba los acontecimientos desde Cotocollao, tocado por un arma letal marciana, nunca antes vista en la Tierra.

A la media hora de haber empezado el programa, la población de Quito entró en pánico. Las personas salían aterrorizadas de sus casas y provocaban escenas de pánico en las calles. Algunos sufrieron heridas y contusiones, otros se infartaron. Las iglesias comenzaron a llenarse y un gobernador dispuso que sus tropas se pusieran en alerta para atacar a los invasores.

El edificio de El Comercio, la noche del 12 de Febrero de 1949

El edificio de El Comercio, la noche del 12 de Febrero de 1949

Muchos acudieron temerosos y preocupados a las instalaciones de Radio Quito,en el antiguo edificio de las calles Chile y Benalcázar, donde funcionaba Diario El Comercio, Ultimas Noticias y Radio Quito Ahi, al darse cuenta del “engaño”, la gente se amotinó . Junto a los gritos volaban piedras contra los ventanales. Se forzaron las puertas de hierro y mientras los locutores pedían disculpas y trataban de arreglar una situación que ya había escapado de sus manos la turba inició un incendio que envolvió al edificio mientras los bomberos eran impedidos de acercarse por la furiosa muchedumbre. Nadie, ni siquiera la policía, se molestó en ayudar a los más de 100 actores, periodistas y trabajadores de los tres medios informativos que albergaba el edificio. Muchos, además de escapar del fuego tuvieron que escapar de ser linchados.

Los ánimos y el incendio recién se controlaron a las 3 de la mañana. Para entonces, el edificio había sido consumido completamente. Ocho personas resultaron muertas en el fuego, incluyendo al pianista de la banda. Un locutor se quemó la mitad del rostro, quedando desfigurado de por vida.Radio Quito fue clausurada por el Gobierno. Eduardo Alcázar fue detenido y enjuiciado por participar en el radioteatro. Leonardo Páez se dio a la fuga y permaneció como fugitivo durante varios meses. Eventualmente se mudó a Venezuela donde vivió el resto de su vida.

La transmisión original de Wells, la pueden descargar aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s