Las ucronías de Eduardo Villacís

Bajo la sombra de las ucronías se resguardan las realidades más inverosímiles alguna vez imaginadas. Un todopoderoso presidente de una nación capaz de infiltrarse en cualesquier esfera socio-política. La conquista de un continente a cargo de un grupo de guerreros aztecas. O el crecimiento de una ciudad que, en su afán de mantenerse como patrimonial, se expande hacia abajo. Lo conocido como verdadero, bajo esta gran matriz, se convierte en leyenda.

Los aztecas colonizan Europa

Y si los aztecas hubieran colonizado Europa, ¿cómo sería el mundo ahora? Eduardo Villacís, uno de los mejores ilustradores del país, se imaginó la historia de principio a fin. Este artista multifacético (ha incursionado también en la pintura, la animación y el arte secuencial) construyó un falso museo que se expuso por primera vez en Estados Unidos en el 2003. Imaginó armas, vestuarios, barcos, escenas de la conquista, la destrucción y el encuentro entre las dos culturas. El nuevo mundo fue bautizado con el nombre de Améxica. Mientras la muestra que combina, pintura, ilustración, escultura, entre otros, llega al Ecuador (está ya en camino), un libro con las obras del artista está a disposición del lector: ‘El Espejo Humeante’.

El apocalipsis urbano de Juan Pablo Castro Rodas

En algún momento, la luminosa y bullente urbe del siglo XIX, donde los profetas de la modernidad veían progreso y expansión, se volvió una colmena oscura de personajes anodinos que terminó por hacerles perder a todos sus habitantes la singularidad y el alma. Así, el patibulario sujeto de la ciudad moderna que deambula esperando hallar redención por sus calles —ahora llenas de perversiones y máquinas humeantes—, se encuentra desconcertado.