Se queda en las buenas intenciones

Fotograma. Imagen en la que aparecen José Luis Vergara y Silvio Villagómez.

Fotograma. Imagen en la que aparecen José Luis Vergara y Silvio Villagómez.

Por: David Almeida García

(Publicado en diario La Hora el 23 de febrero de 2014)

Es muy loable el esfuerzo que han hecho Lorena Caicedo, César Izurieta y Juan Fernando Moscoso para sacar adelante y estrenar ‘Quito 2023’, una cinta que ha sido promocionada como la primera película ecuatoriana de ciencia ficción y que pese al ‘ñeque’ de todos los involucrados en esta producción, el largometraje no funciona bien en todo su conjunto.

En primer lugar, se agradece la intención de este trío de jóvenes, quienes confían y están muy seguros de que el cine puede convertirse en una industria en Ecuador y que gracias a su aporte, esperemos, algún día este anhelo se convierta en realidad y salgan mejores películas, directores, actores, productores, sonidistas… para crear un cine ecuatoriano de tradición.

El hecho de sacar adelante un proyecto que no tuvo el apoyo del Estado (como afortunadamente sí tuvieron otros productos que a nuestro entender están por debajo de ‘Quito 2023’), hace de estos jóvenes un ejemplo a seguir y, por parte de los espectadores y prensa, apoyar este tipo de iniciativas a través de la compra de una entrada para verla y difundirla, en el caso de los medios.

No obstante, por otra parte, se agradece por las intenciones que tienen por hacer lo mejor, aunque su filme tenga limitaciones, tanto en su puesta en escena como en su guion y una parte de las actuaciones.

Limitaciones

Indudablemente, cuando se vio el trailer de ‘Quito 2023’, se pensó que esta película es sobre un futuro distópico para la capital ecuatoriana enmarcada en un mundo apocalíptico gobernado por tiranos, muy al estilo de novelas como ‘1984’ (de George Orwell) o el cómic escrito por el genial Alan Moore ‘V de Venganza’ (‘V for Vendetta’), que también tuvo su adaptación cinematográfica en 2005.

Y sí, esa fórmula ‘orweliana’ se siente en ‘Quito 2023’ en el hecho de presentarnos a una capital gobernada por un tirano dictador y en cómo un grupo de jóvenes revolucionarios buscan la libertad, aunque sus convicciones se vayan por los suelos.

El libreto, escrito sobre todo por Izurieta, tiene limitaciones e incluso es ingenuo en muchos aspectos, aunque el joven tiene esa habilidad de poner uno que otro toque de humor oportuno en los diálogos. El guion, lamentablemente, deja algunos vacíos en el espectador (no responde a ciertas inquietudes claves, como por ejemplo en el desenlace). Algunas situaciones también surgen sin alguna explicación.

Interpretaciones

En cuanto a las actuaciones, debemos reconocer que Silvio Villagómez y José Luis Vergara interpretan muy bien sus roles, sobre todo el primero, quien carga con todo el peso de la película.

Pero, el trabajo hecho por Elvira Durango compromete a buena parte de la película. Su falso tono de voz y su rostro sin ninguna emoción afectan a todas las escenas donde aparece.

En fin, la cinta también muestra cosas muy interesantes, como esa tensión dramática entre los protagonistas y el antagonista, cuando este último tortura y finalmente asesina a uno de los revolucionarios.

El Dato

La película es dirigida por César Izurieta y Juan Fernando Moscoso. El presupuesto inicial del largometraje fue de 3 mil dólares.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s