Acerca de la literatura fantástica

LIBRO+SERES+IMAGINARIOS

Por Fabián Navas

(Publicado en el blog del autor Matilde, la casa de las palabras, el 19 de octubre de 2013)

Fabián Navas. Maestro de lengua y literatura en el Ecuador. Se considera indígena del pueblo milenario Kitucara.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

La literatura fantástica en los términos más simples es la ruptura de la razón y la lógica que rige “la inalterable legalidad cotidiana”[1] para dar paso a lo sobrenatural que nos sorprende. Ahora este acercamiento a una definición de lo fantástico es casi banal, por ello profundizaremos un poco en este sentido, no tanto para variar en el primer planteamiento, sino para ampliar la perspectiva: Cortázar afirma que lo fantástico más que una percepción “racional” de los sentidos, es un sentimiento –incluso un poco visceral–,

“(…) ese sentimiento, ese extrañamiento, está ahí, a cada paso, vuelvo a decirlo, en cualquier momento y consiste sobre todo en el hecho de que las pautas de la lógica, de la causalidad del tiempo, del espacio, todo lo que nuestra inteligencia acepta desde Aristóteles como inamovible, seguro y tranquilizado se ve bruscamente sacudido, como conmovido, por una especie de, de viento interior, que los desplaza y que los hace cambiar”.[2]

Por otro lado, Borges plantea que lo primero que encontramos en la historia de las literaturas son las narraciones fantásticas, además que los temas de la literatura fantástica son como verdaderos símbolos de estados emocionales de procesos que operan en todos los hombres.[3]

Para complicar aún más este intento de disquisición citaremos la definición de Tzvetan Todorov, pero antes pongamos un ejemplo: imagínese usted que va por un camino largo, hay pocas casas, y no hay gente en ese momento, árboles y plantas limitan el sendero, en un punto exacto del tiempo y el espacio se detiene y regresa a ver hacía atrás todo se acopla a la realidad; está la luz del sol filtrándose entre las ramas, sopla un poco de viento y si desea pongamos el ruido de un arroyo al cual no lo ve. Hacia adelante en cambio los árboles se inclinan invitándole a seguir, los elfos se muestran apenas escondidos tras los árboles, las piedras son como de gelatina y algunas flotan… Todorov plantea que en este espacio y este tiempo se da lo fantástico, si da la vuelta regresa a la realidad, si continúa deja lo fantástico e ingresa al terreno de extraño o lo maravilloso; en palabras del autor lo expresa como sigue: Lo fantástico ocupa el tiempo de esta incertidumbre. (…) Lo fantástico es la vacilación experimentada por un ser que no conoce más que las leyes naturales, frente a un acontecimiento aparentemente sobrenatural.[4] En este punto creo que debemos poner fin al intento de definir este tipo de literatura, pidiéndoles que hagan el esfuerzo por sacar su propia definición.

The+Book+of+Imaginary+Beings

Ahora, luego de tener una ligera idea sobre la literatura fantástica, lo siguiente será comprender de dónde, cómo y por qué surge este tipo de literatura.

Borges plantea una pregunta: ¿nuestra vida pertenece al género real o al género fantástico?; y responde con otro pregunta: ¿no será porque nuestra vida es fantástica, que nos conmueve la literatura fantástica? Estos dos cuestionamientos están enmarcados en la premisa de que lo fantástico ha estado en nuestra(s) cultura(s) desde su nacimiento en forma de mito, donde este no es más que una interpretación fantástica de la realidad.

Uno podría concluir erróneamente entonces que: la literatura ha sido fantástica desde hace mucho tiempo, porque el mito es fantástico, pero hay que tomar en cuenta que el mito fue desterrado de Cccidente[5] a partir del siglo V a.C. dando paso a la racionalidad aristotélica. Este acto le despojó al mito de toda legitimidad para intervenir en los aspectos importantes de la vida del hombre, excluyendo también de la literatura. Esta expulsión duró hasta mediados del siglo XIX cuando la gente tuvo que enfrentar la ruptura epistemológica[6] de la idea del progreso y  la modernidad en toda Europa.

Aclarado lo mitológico en relación a lo fantástico respondamos la pregunta: ¿De dónde cómo y por qué surge esta literatura? La sociedad europea en su conjunto en la primera guerra mundial, durante el período de entre guerras y en la segunda guerra mundial dejó de creer en los postulados que imponían a la razón lógica como la única manera de existir y desarrollar una sociedad. Si bien no hubo una total negación a la fe en la razón,  la crisis fisuró la ideología predominante y por esa fisura entraron “legítimamente” los seres que darían paso a la literatura fantástica.

La tipología o la clase de literatura que surge en Europa y en América son diferentes. En Europa, centro de la crisis, las obras más representativas se desligan totalmente de la realidad y se desarrollan con seres de la mitología nórdica; elfos, trolls, orgros, horcos, enanos, medianos, magos; este elemento (presencia de seres de la mitología nórdica) también es una reivindicación en cuanto al centro del poder, porque si lo que se estaba negando era la razón lógica nacida en Grecia y luego impuesta por Roma, que además venía con su propia mitología, la crisis de esta fue la oportunidad para el resurgir de las mitologías que fueron llamadas bárbaras (inglesa y alemana) por el imperio romano en su momento.

En América lo fantástico se alojó en los realismos: realismo social y realismo mágico; lo fantástico entonces pasó en el caso del realismo social a los esfuerzos por reivindicar a los excluidos y en el caso del realismo mágico a legitimar toda esta realidad paralela en que viven todos nuestros pueblos[7]que están llenas de leyendas; mariangulas, duendes, huacas, cajas roncas…

Para cerrar esta reflexión sobre la literatura fantástica citaré autores representativos de este género de una forma cronológica, aclarando que este listado tiene más omisiones e incertidumbre que una real certeza.

  • Jacques Cazotte en 1772, escritor de: El diablo enamorado, considerada como la primera novela fantástica.
  • E.T.A. Hoffmann y Edgar Allan Poe: cultivaron el género, otorgándoles a sus relatos fantásticos un cariz de terror psicológico
  • Mary Shelley: Frankenstein o el moderno Prometeo
  • Bram Stoker, Drácula
  • L. Stevenson, El extraño caso del doctor Jekyll y míster Hyde
  • H.P. LovecraftLord Dunsany; Regresan a la literatura mitológica o introducen el fenómeno sobrenatural, ya no como un inquietante misterio sino como un elemento integrado con naturalidad en el mundo.
  • Gabriel García Márquez: Lo neofantástico surge en el llamado “realismo mágico”, que fue denominador común de muchos de los escritores del boom hispanoamericano, aquí también podemos encontrar a: Julio Cortázar, Alejandro Carpentier, Jorge Luis Borges.
  • R. R. Tolkien, J. K. Rowling, Michael Ende: quienes abordan la literatura maravillosa desde  la posmodernaperspectiva de la parodia y la metaficción

Citas:

[1] CAILLIOS, Roger.  Au couer du fantastique

[2] CORTAZAR, Julio. El sentimiento de lo fantástico

[3] BORGES, Jorge Luis. Disertación sobre la literatura fantástica. 2 diciembre de 1949

[4] TODOROV, Tzvetan. Introducción a la literatura fantástica.

[5] Occidente, vamos a asumir este término en referencia a todos los pueblos y regiones herederas de la cultura griega clásica.

[6] Son los fundamentos filosóficos a través o mediante los cuales vive y se desarrolla el conjunto de una sociedad.

[7] Aquí no hago referencia al término que designa toda una nación, sino al que hace referencia a una pequeña comunidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s