“Los finales felices están sobrevalorados”

GAleman1

Por Mariella Toranzos

(Publicado en diario El Expreso, Guayaquil, el 2 de agosto de 2014)

Mondadori publica ‘La muerte silba un blues’ de Gabriela Alemán La obra rescata del olvido al cineasta español Jesús Franco.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

Gabriela Alemán cursaba un doctorado en cine cuando se cruzó por primera vez con ‘Jess’ Franco.

El nombre del cineasta español le era desconocido a ella y a casi todo el mundo, pese a que este director, fallecido el año pasado, grabó cerca de 200 cortometrajes, trabajó junto al afamado Orson Wells y provenía de una familia de filósofos y escritores de renombre.

“Estaba haciendo mi tesis en cine ecuatoriano cuando me enteré de que este extraño personaje había dirigido una película de terror en Guayaquil. Mientras más investigaba, me parecía más y más fascinante; no necesariamente por su condición de cineasta, sino él como personaje”.

Franco era un verdadero artista, leal solo al cine y que “no dudó en mentir, robar imágenes, cambiar títulos, traicionar contratos y trabajar en los límites del cine B”, indica Alemán.

El director rodaba tres o cuatro películas simultáneas sin el conocimiento de sus actores, a quienes daba el guion diario y engañaba diciendo que los fragmentos cobrarían sentido durante la edición. Esta oscura técnica atrajo a la autora, quien con base en este método armó ‘La muerta silba un blues’, libro editado por Random House Mondadori y presentado esta semana en la ciudad.

“Tomé prestado el método de Franco porque me gustó. Se trata de un libro de seis historias en el que personajes secundarios se vuelven principales… en el que un joven en una historia, envejece en otra. Las situaciones se repiten en otros contextos, en otras épocas, un poco como la vida misma”.

Sin embargo, la obra, que tardó un año y medio en estructurarse, tiene un hilo conductor. Los personajes se ahogan en una asfixia existencial. Son hombres y mujeres derrotados y tristes, características que Alemán quiso desarrollar, alegando que los finales felices “están sobrevalorados”.

“Me parece que nuestra sociedad da demasiado peso a lo positivo. La vida está compuesta de estas dos caras y mientras más lo escondemos, más regresa. Quería explorar ese otro lado de nuestra realidad, que además puede ser tan interesante, creativo y vital como la felicidad y el triunfo”.

El libro abre con ‘El extraño viaje’, un relato que Alemán desarrolló primero como novela y que luego decidió acortar y convertir en cuento. Este narra un extraño suceso ocurrido en Quito en 1949 cuando un locutor de radio adaptó el guion de ‘La guerra de los mundos’ a la realidad ecuatoriana, convenciendo a los capitalinos de que la ciudad estaba siendo invadida por marcianos. El pánico terminó con el incendio del edificio de diario El Comercio.

“Es un relato que vuelve a lo de los métodos de Franco, la misma historia, en este caso el pánico que provocó Orson Wells en 1938 con su adaptación de ese texto, en otro contexto y época, un contexto más cercano a nosotros y que tuvo resultados muy distintos”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s