Bioy Casares: único e irrepetible

Adolfo_Bioy_Casares_1968

Por Sandra Araya

(Publicado en suplemento Cartón Piedra del diario El Telégrafo, Quito, el 14 de septiembre de 2014)

Este ha sido el año de los centenarios y sus respectivos homenajes.
Una vez más, queremos brindarle un espacio importante a un grande de la literatura latinoamericana, Adolfo Bioy Casares, cuyo centenario se cumplirá el 15 de septiembre.

¿Qué más podríamos decir de un escritor que fue calificado por Borges, su colaborador y amigo, como uno de los más grandes escritores argentinos de ficción? Mucho, podríamos agotar páginas y tinta y no terminaríamos de festejar la vasta obra de Bioy, un hombre que, por suerte, pudo dedicarse a la literatura en su totalidad.

Hemos escogido analizar dos de sus obras menos conocidas. ¿Por qué no La invención de Morel? Pues porque con ella sucede lo mismo que con la relación de Bioy con Borges: ya se ha dicho todo sobre aquellas, lo bueno, lo malo. Y sabemos que Bioy Casares es más que eso, más que una novela, más que una de sus relaciones interpersonales.

Bioy fue un erudito y un cultor de los géneros policíaco y fantástico. Su prosa inteligente se ajusta a cada obra, así, en algunas se mostraban diálogos vigorosos para dar movilidad a la trama (Diario de la guerra del cerdo); en otras, el lector se encontraba con cartas vagas, difusas, que mostraban un escenario misterioso (Plan de evasión); y en algunos cuentos, las largas oraciones, las explicaciones, los delirios, componen una verdadera red de significados (La trama celeste). Y mucho más por decir…

Bástenos mostrar toda su producción literaria. Bástenos mencionar que Bioy ha sido considerado, ya no solamente por su amigo, sino por la crítica y los lectores, como uno de los escritores argentinos más importantes, no solo por su narrativa, sino por su arte y rigurosidad a la hora de reproducir sus memorias, y por su intensa colaboración como guionista en el cine.

No fue grande, sino que aún lo es, a 100 años de su nacimiento, no solo para los habitantes del barrio de Recoleta, de Buenos Aires. Para el mundo.

Por eso este homenaje. Levantamos las copas por usted, don Adolfo Bioy Casares.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s