El cómic y la novela gráfica de ciencia ficción en Ecuador

Gráfico del afiche de Arqueología del Cómic Ecuatoriano

Gráfico del afiche de Arqueología del Cómic Ecuatoriano

Por Iván Rodrigo Mendizábal

Existe una cierta tradición sobre el arte gráfico de masas en Ecuador. Por ejemplo, la caricatura con sesgo político, publicado en periódicos o revistas en el país, tiene sus antecedentes en las incursiones que hiciera el guayaquileño Carlos Lagomarsino hacia 1807. Se sabe que éste pegó en las calles del puerto de Guayaquil un pasquín donde se veía la imagen de un hombre ahorcado y puesto una toga, grabada al aguafuerte. Allá el autor expresaba su inconformidad, se burlaba, y declaraba el probable destino que le deparaba al funcionario colonial, Pedro de Alcántara y Bruno, conocido por su autoritarismo y corrupción.

De ese momento hasta el presente hay una variedad de incursiones en el arte gráfico hasta derivar en el cómic y la novela gráfica, estos más en el campo de la literatura pop que en el periodismo como es el caso de la caricatura.

Es evidente, en todo caso, que es el influjo del periodismo impreso el que hace que emerja desde el XIX el interés hacia la comunicación mediante viñetas. Ya en las primeras publicaciones de dicho siglo, como revistas y periódicos, tomando en cuenta las disputas entre conservadores y liberales, aparecen, en efecto, ya sean caricaturas, secuencias gráficas de hechos y hasta ilustraciones ligadas, ya sean a temáticas políticas, cuanto a pasajes de reproducciones de obras literarias. En el caso de secuencias de imágenes, por ejemplo, se debe citar los trabajos de Nugué en la revista “Patria” de Guayaquil.

En este contexto, es meritorio observar las revistas de caricatura modernistas a inicios del XX que son expresión de un tipo de comunicación gráfica con visos críticos. Es así que J.D. Santibáñez, en “El cómic en Ecuador, una historia en génesis permanente” (2012), señala que el cómic en concreto tiene como antecedentes tales revistas modernistas, en especial “El Perico” donde aparecen caricaturas o cómics satíricos a la gestión del entonces gobierno José María Plácido Caamaño, hacia 1885. El mismo autor señala que el primer esbozo de historieta aparece hacia 1909 bajo el título de “Moustache” en la revista “Viejeces y novedades”.

De ese momento hasta la segunda mitad del siglo XX hay cantidad de búsquedas y expresiones estéticas en el orden de la historieta. Por ejemplo, la primera tira cómica nacional, de acuerdo a Santibáñez, es “Don Canuto” de Nelson Jácome, hacia 1961.

Es hacia la segunda mitad del siglo XX precisamente cuando debemos situar también el aparecimiento del cómic de ciencia ficción en Ecuador.

riffrock12

Se puede afirmar que los primeros cómics de ciencia ficción aparecen en 1985. Se debe citar, en este sentido, los trabajos de J.D. Santibáñez, “Ecuador siglo 21”, relato futurista publicado en el diario “El Meridiano”; y el de Fernando Naranjo Espinosa, “Quil, la chica del futuro” (1985), publicado también en el diario “El Meridiano” de Guayaquil. El sitio web “Arqueología del cómic ecuatoriano” también muestra que “The number of the beast” de Darío Antepara, publicado en la revista Riff Rock en 1985, es un cómic de ciencia ficción.

bonil2-1

Javier Bonilla (Bonil), uno de los más reconocidos artistas gráficos y caricaturistas de Ecuador también incursiona en la ciencia ficción con un trabajo de notable interés hacia 1993. De acuerdo a Juan Zabala, en “Historia del cómic ecuatoriano” (2014), Privatefalia, S.A., un libro de 74 páginas, vendría a ser un trabajo global en tono de ciencia ficción que reflexiona sobre el panorama político ecuatoriano del momento.

El diario El Comercio en la década de 1990 mantuvo una sección de cómics. En dicha sección publicaron algunos autores como el caso de Francisco Barahona. Teniendo en cuenta el sitio web “Arqueología del cómic ecuatoriano”, por ejemplo están “Sin título”, “Megalitos”, “La fórmula”, todos de 1993.

FicciónicaTrade_Página_02J.D. Santibáñez nuevamente propone el cómic en 1996 Ficciónica en tres números donde, particularmente “Welcome to Guayaquil”, plantea la historia de un policía que viene del futuro para enfrentarse a un demonio encubierto de político.

Ya en el presente siglo, XXI, vemos aparecer en Ecuador otras propuestas de arte gráfico de ciencia ficción.

Juan Zabala, en “Historia del cómic ecuatoriano” cita por ejemplo a Wilo Ayllón y su obra Konkista, donde se muestra la lucha entre el bien y el mal en tono espacial hacia 2001.

Picture-7

Pero es Eduardo Villacís Pástor quien abre auspiciosamente la década con un trabajo de envergadura, aunque en vías de construirse hasta la fecha. Éste un artista gráfico que se aventura con la forma de un museo-instalación de ciencia ficción titulado “El espejo humeante”, abierto por primera vez al público en noviembre de 2003 en el Grand Central Art Center de Santa Ana, California. Desde entonces dicho museo-instalación fue reabriéndose y su última presentación fue en Quito a inicios del presente año 2014. Además del monumental trabajo que se muestra, “El espejo humeante” cuenta con un “catálogo” del mismo nombre que se puede considerar como esbozo de la primera novela gráfica ecuatoriana dentro del género que nos ocupa; éste se publicó en 2007. Tanto el museo ficticio como la obra en cuestión recogen las “evidencias” de la llegada de Cristóbal Colón a América y cómo los Aztecas lo consideran un migrante ilegal de un mundo al que luego ellos lo colonizarán: la vieja Europa, por este efecto, pasará a ser objeto de transformaciones, de erradicación de civilizaciones y donde se implantará el nuevo imperio Azteca. Villacís Pástor también tiene otra instalación artística de ciencia ficción, con su respectivo catálogo, titulada “Pretéritos futuros” (2007), donde presenta el futuro del Ecuador, sus culturas y su vida política.

portada-comicbook

J.D. Santibáñez, igualmente, descuella con una novela gráfica contemporánea ecuatoriana. Su obra Cómic Book (2008) es un libro que contiene 27 cuentos gráficos de ciencia ficción y novela negra, donde se entremezclan cowboys, viajeros en el tiempo y diversos monstruos, etc.

Juan Pablo Sandóval (Gato Trueno) realiza en 2008 el cómic “Sombras en la oscuridad”, historieta cyberpunk sobre un mundo futuro donde hay una guerra. Ésta está disponible online.

ANGELUS HOSTIS

El escritor Santiago Páez también incursiona en el cómic con Angelus Hostis (2012), en coautoría con Rafael Carrasco Vintimilla. Esta cómic retrata la ciudad de Cuenca de 2120 donde, tras una serie de crímenes, unos detectives se enfrascan en descubrir a los culpables y van hallando seres alados y seres híbridos llamados Androtrónicos. El propio artista gráfico Rafael Carrasco Vintimilla propone Wandom 1.0 y la Galaxia Perdida (2013), novela gráfica.

portada-los-triquitraques_grande

Quizá merece una mención aparte el arte de la ilustración en el contexto de la ciencia ficción en Ecuador. Por ejemplo, se debe citar el trabajo de Paola y Gabriel Karolys para el libro de Consuelo Yáñez Cossío, Los Triquitraques (2002), acerca de unos extraterrestres que vienen a Ecuador y cuya visita desencadena una serie de aventuras en unos niños.

muestra_img

Igualmente está la obra de Pablo Lara quien escribe e ilustra el libro El misterio de mis padres (2008), una historia en tono kafkiano fantástico dirigido a niños. Luego está el libro de Leonor Bravo, El canto de fuego (2011), una historia que liga a los dragones con un mundo fantástico ancestral. Más recientemente se debe considerar la saga de ciencia ficción épico-fantástica de Edna Iturralde, Drako Planet (2014), en 6 partes, acerca de un planeta de dragones mutantes.

Anuncios

5 pensamientos en “El cómic y la novela gráfica de ciencia ficción en Ecuador

  1. Pingback: Amazing Stories | “Angelus Hostis”: el ángel de la historia atrapado ante el futuro dominado por la red - Amazing Stories

  2. Pingback: “Angelus Hostis”: el ángel de la historia atrapado ante el futuro dominado por la red | Ciencia Ficción en Ecuador

  3. Pingback: “Angelus Hostis”: el ángel de la historia atrapado ante el futuro dominado por la red | Dalequedale.com

  4. Pingback: Una de zombis: “1842, Gye ciudad muerta” - Amazing Stories

  5. Pingback: Una de zombis: “1842, Gye ciudad muerta” | Iván Rodrigo Mendizábal | Ciencia Ficción en Ecuador

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s