La ciencia y el futuro

relojbio

Por César Paz y Miño

(Publicado originalmente por diario El Telégrafo, Guayaquil, el 6 de enero de 2013)

Al final de cada año aparecen futurólogos y adivinadores que intentan predecir el mañana, pero al final de cuentas todo queda en coincidencias al azar. No existen evidencias científicas que indiquen que el futuro pueda ser predecible. En cambio, científicamente sí se pueden realizar simulaciones, modelos experimentales, matemáticos o teóricos, que prevean cómo será nuestro futuro.

Hay estudios proyectivos sobre el futuro de la humanidad que son llamativos: Predicciones de enfermedades a partir de análisis de encuestas de salud, y desarrollo de celulares con sistemas de consulta de salud personalizada.

El comercio de productos puede detectar las tendencias de mercado. Así, se prevé que el crecimiento mundial estará en 3,2%, cifra menor a los años pasados que fue de 3,5%. India y China comandarán la carrera espacial. Se avizora el aumento de construcciones inteligentes, computarizadas, incluso de ciudades enteras, con sistemas de control más agudos. Aparecimiento de ejércitos ambientalistas que usarán biocombustibles para bajar gastos de la guerra.

Las computadoras serán las protagonistas del futuro, responderán a gestos y voces. Aparecerán los juegos de multijugadores virtuales conectados en el internet. Se desarrollarán dispositivos alimentados por energía electromagnética, táctil o solar. También se ha considerado el peligro de los ciberataques entre empresas o países. Se están desarrollando ciberestimulantes que reemplazarían las drogas químicas, al producir similares sensaciones cerebrales, pero de origen en biochips.

En Medicina  ya se desarrollan tejidos y partes de órganos de reemplazo porque se conoce que los naturales no duran más de 90 años y se están obteniendo buenos resultados en procesos para alargar la vida más de 100 años. Se prueban ya impresoras de bioelementos en 3D para diseño de órganos.

Este panorama tendrá que ir acompañado de nuevas profesiones. Se espera que en el 2060 el mundo estará invadido de bioingenieros y biomecánicos, diseñadores de nuevos materiales, arquitectos genéticos, robóticos, nanomédicos, ingenieros transgénicos, gerontoadministradores, cirujanos de memorias y biochips, pilotos y guías espaciales, agricultores verticales, ingenieros en cambio ambiental, abogados virtuales y policías o ejércitos de cuarentena.

La ciencia tiene proyecciones diferentes a las de los adivinadores; se basa en lo existente y en la comprensión de lo nuevo. El futuro también nos enfrentará a vigilancias éticas que eviten inequidad, injusticias y propendan a una mejor calidad de vida, profecía que esperamos sí se cumpla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s