Lo atractivo de la ciencia ficción y la fantasía

Fantasy Art Science Fiction

Por Cristián Londoño Proaño

(Publicado en el blog del autor Cristián Londoño Proaño, Quito, el 15 de noviembre de 2014)

Uno de las cuestiones que más atraen del género de la ficción especulativa es la creación de mundos desconocidos.  Mundos extraños en los que se desenvuelven las historias de fantasía y ciencia ficción. Esta es la frontera entre la ficción especulativa y cualquier otra ficción. Si la historia no se desenvuelve en un entorno desconocido no es ficción especulativa.  Orson Scott Card en su libro Cómo escribir ciencia ficción y fantasía, dice: «El mundo en el que tiene lugar la historia es la marca fronteriza del género. Si la historia no lleva al lector hasta un lugar hasta entonces desconocido no es ficción especulativa».

Este atractivo es la marca ineludible de los géneros  de la ciencia ficción y la fantasía.  Por ejemplo, en la novela Un mundo devastado de Brian Aldiss, escritor inglés muy importante en el género, desarrolla su historia en un mundo futurista donde los mares están contaminados por la basura y  los muertos. Los barcos son dirigidos por robots y sistemas automáticos de navegación que les permiten navegar sin descansar en ningún puerto. Y África es el único continente que sobrevivió a la catástrofe ambiental. El mundo creado por Aldiss no es nuestro mundo. Es un planeta enfermo y agotado que Aldiss nos transporta en su narración.

Otro caso, las siete novelas de Harry Potter, escritas por J.K Rowling. El mundo potteriano es Londres contemporáneo conviviendo con un mundo invisible  regentado por las leyes de la magia. Aunque nos parezcan familiares las estaciones de bus londinenses son propios del mundo potteriano.

En el lector o espectador de los relatos o películas de ficción especulativa, el descubrimiento de un mundo extraño hace que despierte su curiosidad. Muchas veces, la curiosidad domina al miedo que podemos sentir en un mundo que nos resulta «apenas» familiar. Hay que tomar en cuenta que la curiosidad del mundo extraño en las historias de ciencia ficción y fantasía tiene su propio mecanismo y genera relaciones placenteras. La curiosidad se deposita en el personaje, que es la conexión que el lector o espectador tiene con ese mundo raro y establece una relación empática.

Esta atracción al descubrimiento de mundos extraños mantiene a las historias de fantasía y ciencia ficción en la mente del lector o espectador. Muchas veces, el lector o espectador desea quedarse en ese mundo. Recuerdo la sensación que tuve la primera vez que miré la película emblemática de los años ochenta: Back to the future, escrita por Bob Gale y Robert Zemeckis, dirigida por Robert Zemeckis y producida por Steven Spielberg, Kathleen Kennedy y Frank Marshall , para Amblin Entertaiment y distribuida por la Universal Picture. Luego de que terminó la película protagonizada por Michael J. Fox pensé que «en la esquina» podía conseguirme un DeLorean DMC-12 modificado por el  Dr. Emmett L. Brown y viajar al futuro para saber como sería el planeta en el siglo XXII.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s