Historia abreviada del medio como mensaje

libro-de-los-juegos_scriptorium

Por Diego Yépez

(Publicado en suplemento Cartón Piedra, del diario El Telégrafo, Quito, el 6 de octubre de 2014)

I

Desde mi teléfono suena, en formato FLAC(1), la música de la Grecia antigua (450 a. C.): Akoúsate, Mélomai… Para que esto sea posible, un ejército de musicólogos y arqueólogos realizó un meticuloso trabajo de reconstrucción; al igual que un batallón de ingenieros y matemáticos forjó los cimientos de la teoría de la información, la cual culminó en la construcción de las computadoras digitales. ¿Cómo es posible que un mensaje que tiene más de 2.000 años haya terminado comprimido en mi mano?

II

En algún momento de los 195.000 años de nuestra prehistoria aprendimos a hablar. Sin embargo, no fue sino hasta hace poco más de 5.000 años que apareció la escritura en Sumeria y el Antiguo Egipto. Gracias a esta técnica, los escribas ayudaron a gestionar su civilización, mediante signos pictográficos escritos en tablillas. También surgieron las matemáticas, la burocracia y, poco después en Mesopotamia, la poesía(2). La escritura fue el vehículo para administrar las civilizaciones subsiguientes. Se gestaron códigos como el de Hammurabi (1760 a. C.), y aparecieron las primeras bibliotecas. La más notable de la antigüedad clásica fue la Biblioteca de Alejandría, fundada en el siglo III a. C.: e n la misma habían por lo menos 900.000 rollos de papiro.

III

Tras el derrumbe de la civilización grecolatina, aunque Europa se sumió en una edad oscura, los escribas siguieron copiando los textos antiguos, parapetados en los monasterios. Luego, el papel procedente de China suplantó al pergamino y al unísono la influencia de la cultura árabe propició el declive de la Edad Media.

Se gestaba el ambiente intelectual para una transformación sin precedentes.

En 1440 el orfebre alemán Johannes Gutenberg terminó el prototipo de la imprenta de tipos móviles, tecnología que difundió de forma drástica la escritura. Por primera vez en la historia de la humanidad, los textos no debían ser duplicados a mano, sino que pasaban por un proceso mecánico de reproducción, el cual permitía realizar copias idénticas de una página a partir de un molde. Según la historiadora francesa Elizabeth Eisenstein, el advenimiento de la imprenta transformó “la recopilación de datos, los sistemas de almacenamiento y búsqueda, y las redes de comunicación”; es decir, ‘moldeó’ la mente moderna.

La imprenta nos permitió visualizar el pasado, detectar anacronismos e interiorizar cronologías; también cambió la perspectiva del tiempo y la historia, dando inicio al pensamiento crítico y por ende a la reforma protestante, el método científico y la primera enciclopedia.

La producción del libro trajo consigo la abundancia. Se calcula que en la Europa de inicios del siglo XV había en circulación por lo menos 20 millones de ejemplares. Este diluvio de tinta fue motivo de angustia. En 1621, el clérigo y erudito Robert Burton, poseedor de una biblioteca de 1.700 libros, expresó: “me llegan noticias todos los días, además de esos rumores habituales que hablan de guerras, epidemias, incendios, inundaciones, robos, asesinatos, matanzas, meteoritos…”. Por su parte, el filósofo Gottfried Leibniz pensó que el raudal impreso propiciaría la barbarie.

IV

El siglo XIX es la época del apogeo de la imprenta. La maquinaria movida por la fuerza del vapor aportó las condiciones para acelerar el proceso de producción y distribución de los libros.

Sin embargo, a pesar de que se publicaban obras que cambiaron la historia de la ciencia como El origen de las especies (1859), la atmosfera intelectual era pesimista. Se creía que el libro tenía sus horas contadas. Pero ni siquiera el aparecimiento del fonógrafo afectó al libro, debido, más que nada, a que la gente no se acostumbró a escuchar declamaciones de poesía o prosa. Era mejor escuchar música.

V

A inicios del siglo XX el panorama cambió. Tres grandes olas de comunicación eléctrica alcanzaron sucesivamente su plenitud: la telegrafía, la telefonía y la radio. Para mediados de siglo, los medios electrónicos se abarataron. Al igual que nuestros antepasados del Medioevo, la gente —tras más de 5 siglos del aparecimiento de la imprenta— se encontró coexistiendo entre dos mundos tecnológicos, y empezó a dedicar cada vez más tiempo al entretenimiento que brindaban la radio, el cine, el fonógrafo y la televisión. No obstante, eran tecnologías que avanzaban por caminos diferentes, dando lugar a herramientas específicas.

Libros y periódicos presentaban texto e imágenes, pero no sonidos ni imágenes en movimiento.

Los medios audiovisuales como el cine y la televisión eran impropios para la exposición de textos, a no ser en pequeñas cantidades.

“Radios, teléfonos, tocadiscos y magnetófonos se limitaban a emitir sonidos. Si uno quería sumar cifras, utilizaba una calculadora. Si quería averiguar datos, consultaba una enciclopedia o el almanaque mundial. La producción estaba tan fragmentada como el consumo. Si una empresa quería vender textos, los imprimía. Si eran imágenes en movimiento, las filmaba. Si eran canciones, las grababa en discos de vinilo o cinta magnética”(3).

VI

El surgimiento de las computadoras se debe, entre otros factores, a un experimento mental del científico británico Alan Turing (1912-1954), en el cual imaginó una máquina que podía manipular hipotéticos algoritmos informáticos, y que era capaz de codificar las instrucciones para su funcionamiento como números (ceros y unos).

Desde entonces, la imprenta dejó de ser la protagonista en la distribución de los mensajes, dando paso a los algoritmos, los circuitos lógicos, la electrónica y la aritmética binaria; un mundo ideado por matemáticos e ingenieros como Claude Shannon, Jay Forrester o Jack St. Clair Kilby.

Según la ley de Moore —planteada por el fundador de Intel Gordon E. Moore—, “puedes colocar el doble de componentes en un circuito integrado cada dos años, y este irá más rápido porque es más pequeño. Este es un paradigma entre muchos”(4).

Este factor ha hecho que los teléfonos inteligentes actuales, los que llevamos en nuestros bolsillos, sean millones de veces más poderosos que las primeras computadoras.

VII

Con la llegada de la World Wide Web(5) llegamos al final de la galaxia Gutenberg. La industria musical, aún obsesionada con los derechos de autor, también se tambalea; basta con que el melómano promedio dé un vistazo a su colección musical, constituida en su mayoría por copias piratas de grabaciones digitales. El cine y la televisión pueden descargarse en línea, igual que los videojuegos y el software. Esto no quiere decir que los formatos antiguos como el libro o el disco hayan desaparecido, o que Nintendo o Sony vayan a dejar de producir sus consolas.

Esto más bien implica que la dispersión de los soportes de contenidos, a pesar de que subsistan sus formas arcaicas, se ha unificado en un único aparato: la computadora digital, aquella especie de “corteza cerebral que constituirá la memoria y la percepción de la realidad existente para toda la especie humana”, según especuló H. G. Wells.

Pero no es es una realidad idílica. Corporaciones como Google, Amazon o Facebook han establecido monopolios que, con el pretexto de brindar información y comunicación gratuitas —la misma que nos permite escuchar música de hace más de 2 milenios en nuestro teléfono, o tener más de 10 mil libros en el disco duro— allanan todos los aspectos de la privacidad del individuo. El precio por pagar ha sido la pérdida de la democracia y la instauración de un panóptico más infernal que el que vislumbró Kafka.

Notas:

1.- Free Lossless Audio Codec (FLAC) es un códec de audio que permite que el sonido digital sea comprimido sin pérdidas.

2.- La Epopeya de Gilgamesh es la narración escrita más antigua de la que se tiene noticia. En el texto se narra la historia de un rey de la ciudad de Uruk, el cual se cree que gobernó en el año 2.500 a. C.

3.- Carr, Nicholas George (2010). ¿Qué está haciendo internet con nuestras mentes? Superficiales. Madrid: Santillana Ediciones Generales.

4.- Kurzweil, Ray (2012). How to create a mind. Nueva York: Penguin Group.

5.- La WWW es un conjunto de protocolos que permite la consulta remota de archivos de hipertexto. Fue desarrollada en 1990 y utiliza Internet como medio de transmisión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s