Debut ecuatoriano en Hollywood

Europa-Report

Por Alex Carrillo J.

(Publicado originalmente en revista Semana, diario El Universo, Guayaquil, el 16 de Junio de 2013)

El cineasta quiteño Sebastián Cordero reaparece con Europa Report, la película con la que incursiona en el campo de ciencia ficción y le abre las puertas a la meca del cine.

Algo satisfactorio y todo un reto. Son las palabras que usó el ecuatoriano Sebastián Cordero (Ratas, ratones, rateros; Crónicas, Pescador) para describir su incursión en Hollywood con el filme Europa Report.

La idea de la película radica más bien en lo espacial, en la eterna idea de encontrar vida alienígena y recursos naturales fuera de nuestro mundo. La historia sigue a una misión contemporánea hacia Europa, la helada luna de Júpiter, asteroide que será investigado por la posible existencia extraterrestre.

“Es una película de ciencia ficción, pero que está muy anclada en todos los datos científicos reales atrás de la historia que cuenta. Tiene más de ciencia que ficción al 100%. Me involucré en este proyecto a través de un productor, Kevin Misher, quien me contactó cuando estaba estrenando Rabia en Ecuador. Me llamó para tantear si me interesaba o no”, dice Cordero.

En el filme, el viaje espacial es manejado de manera seria, manteniendo los elementos de suspenso y exploración de la ciencia ficción. Llama la atención entonces que un largometraje de este género sea dirigido por Sebastián Cordero, el quiteño laureado en algunos festivales por películas que muestran situaciones más aterrizadas a nuestras realidades terrícolas.

Una fusión de documental, historia alternativa y thriller de ciencia ficción, Europa Report fue desarrollada en estrecha colaboración con la NASA, JPL, SpaceX y otros líderes de la comunidad científica. La trama imagina el siguiente paso en la exploración espacial tripulada y se basa en los recientes descubrimientos científicos y las diversas teorías realizadas.

Si es ciencia lo que se quiere mostrar, campo ajeno a Cordero, entonces hay que acudir a los expertos. El cineasta tuvo que pedir asesoramiento de organismos para que el filme recree lo que serían los próximos viajes espaciales. “Por supuesto. Tuvimos una asesoría extensa de varios científicos de diversos organismos y otros líderes en la comunidad científica mundial. Estos especialistas trabajan con el cine para que las películas de este tipo se hagan más creíbles”, cuenta.

Muy necesario como para conocer, por ejemplo, que en la Luna no hay gravedad y si se ve en un filme una bandera ondear en el asteroide de la Tierra, entonces, algo anda mal. “Existe una gran frustración entre los científicos, ya que el cine no retrata fehacientemente la ciencia como en realidad es a veces por falta de conocimiento. En realidad hay planes de algunos países para visitar la luna de Júpiter y satélites de otros planetas, no algo inmediato, pero sí a futuro”, destaca Cordero.

Meterse con el tema científico-espacial en el cine tiene sus riesgos. Cordero buscó toda la ayuda posible. “Se decidió basarnos en la ciencia porque existen suficientes obstáculos y elementos dramáticos que serían muy interesantes en la película y por qué no, al estudiarlos, incorporarlos de mejor manera posible. De allí que participaron Kevin Hunt y Steven Vance, científicos especialistas en la luna Europa, es su fuerte. También conocimos SpaceX, una empresa privada que transporta accesorios y herramientas que necesitan en satélites o estaciones espaciales”, comenta el cineasta de 41 años.

La historia gira en torno al momento que sucede algo y la nave queda incomunicada con la Tierra. Es básicamente la reconstrucción luego de lo que pasó a partir de ese momento y lo que quedó grabado en las cámaras de la nave (la cual fue diseñada por Eugenio Caballero, el director de arte mexicano que ya trabajó con Sebastián en Crónicas y Rabia).

Para la película se formó un equipo muy internacional. “Es un filme estadounidense, pero hecho por una empresa independiente basada en EE.UU. En el personal hubo mexicanos, ingleses, turcos, polacos, rumanos, suecos y Enrique Chediak, el director de fotografía ecuatoriano, que repite (con Cordero) luego de Rabia y Crónicas. También trabajó con Danny Boyle en 127 horas, con James Franco.

La tercera va

Europa Report es la tercera incursión de Sebastián Cordero en Hollywood, esta vez bajo la figura de un director for hire (director de alquiler). “Primera incursión en ciencia ficción, también en cine en inglés y en hacer una película que no la generé desde cero”, dice. “Me contrataron para dirigir la película y durante el proceso el filme se hizo muy mío. Pero ojo, es un proyecto que ya existía conmigo o sin mí”.

Los frustrados proyectos Manhunt (con Harrison Ford) y Tiempos finales revistieron a Cordero de más experiencia y de estar más pilas al momento de elegir un filme. “En Manhunt hubo varios desacuerdos financieros. Se hizo un estudio de mercado para abaratar costos y finalmente nadie se puso de acuerdo, a pesar de que el proyecto estaba listo varios meses atrás. Esos cambios hicieron que se desmoronara y fue muy frustrante”, recuerda Sebastián.

¿Tuvo reparos para aceptar Europa Report luego de esas experiencias? “Sí y no”, responde. “Por un lado, uno va aprendiendo lecciones en el camino y también se aprende a evaluar cuán realista es un proyecto o no. En Europa Report, a pesar de que suena a una película muy grande, es mucho más pequeña que Manhunt. Es una cinta que, desde un principio, no dependía de estrellas. Como era más pequeña hicieron un estudio que dio como resultado que, aun teniendo actores conocidos con poca fama en el mundo, el filme sí se podía financiar. Las cosas fueron muy claras desde el comienzo”, menciona Cordero.

El elenco

El contacto que hizo Cordero con los actores fue algo rápido y podría decirse que muy satisfactorio. “Lo que me gustó desde el principio del guion (de Philip Gelatt) es que era un elenco internacional. La historia que se plantea es un futuro cercano cuando las misiones espaciales sean una mezcla del sector público con el privado y dentro de este último, las nacionalidades no importan tanto, lo que vale es la experiencia de la tripulación. Entonces dijimos perfecto, vamos a hacer un elenco de seis astronautas y cada uno viene de un lugar diferente. La idea fue que cada astronauta provenga de aquellos países en los que se han realizado viajes y pruebas espaciales, pero tampoco fuimos muy estrictos con el asunto, así por ejemplo, tenemos a dos personajes que son de Europa del este: una rumana (Anamaría Marinca) y una polaca (Karolina Wydra)”.

En el caso de Anamaría Marinca, es una actriz a quien Cordero admira mucho, sobre todo por su trabajo en 4 meses, 3 semanas, 2 días (2007), de Cristian Mungiu. “Desde el principio que leí el guion me pareció que ella sería una fuerte candidata. En el caso de Anamaría, la propuse yo”, destaca.

Para el resto de actores fueron distintas las personas que hicieron recomendaciones. “Trabajamos con Avy Kaufman, una maravillosa directora de casting quien propuso a Michael Nyqvist (Misión imposible: Protocolo fantasma; la trilogía La chica del dragón tatuado, versión sueca). Me pareció buena idea, aunque parecía que era un poco mayor de edad para el personaje que estaba descrito en el guion, pero conversé con él y de una fue como que perfecto”.

Uno de los astronautas es de China y ese papel se lo dieron a un actor muy famoso en su país. “Necesitábamos a alguien de allá, ya que, por un lado, China y su agencia espacial son un referente en el tema y también porque había la posibilidad de que se hiciera una coproducción con ese país. Así que se barajaron opciones y se decidió por Daniel Wu. Este es su primer papel en una película en inglés”.

Para algunos cineastas, esta explosión de acentos y nacionalidades podría hacer de la filmación algo incómodo y de ardua tarea. No para Cordero.

“En realidad incorporamos el acento en la historia, porque así estaba contemplado el filme. Los tripulantes son de distintas nacionalidades y el acento de cada uno formaba parte. Quien sí trabajó bastante en el acento fue Sharlto Copley (Sector 9, Brigada A: los magníficos), ya que es un actor sudafricano, pero en la película es un astronauta estadounidense con acento californiano. Esto lo motivó mucho a él porque quiere incursionar más en el cine de Estados Unidos y trabajar en su acento para hacerlo de ese país, lo motivó bastante”.

Siendo Michael Nykvist (1960) un actor más conocido en Occidente, ¿cómo fue trabajar con él? “Es un tipo encantador, de mucha experiencia, creo que tiene más de 60 películas en su filmografía. Ha trabajado con directores de todo tipo. Le gustó el proyecto. Es un actor muy inteligente”, dice el cineasta ecuatoriano.

Bear McCreary está encargado de la música. Él ha compuesto para Step Up 3D, y varias series de televisión como Battlestar Galactica, The walking Dead.

Festival en Los Ángeles

Del 13 al 23 de junio se realiza el Festival de Cine de Los Ángeles. Cordero presentó allí su filme de ciencia ficción. “Primero pasaré unos días en un retiro planificado por los cineastas organizadores del festival en el Skywalker Ranch, lugar de posproducción de George Lucas”.

La película se exhibió el sábado 15 de junio, pero no compitió en ninguna categoría, ya que los productores están apostando más al estreno comercial en EE.UU.

El filme, que costó entre 6 y 8 millones de dólares, fue producido por Ben Browning, de Wayfare Entertainment, empresa que financió el proyecto junto con Sil Metropole, de China. Su estreno en EE.UU. se tiene previsto para el 2 de agosto y en Ecuador, a fines de este año. “Calculo que será entre octubre y diciembre, pero hay que definir la fecha exacta. De su estreno en mi país me encargaré yo”.

¿El futuro?

Cordero no excluye otros “vuelos” galácticos en el cine. “Habría que ver. Creo que eso se decide a base de cada proyecto. Europa Report fue un reto gigantesco para mí en muchos sentidos, por el tipo de película, porque se quería ser muy fiel a la ciencia, muchos efectos especiales, todas esas cosas que yo sé que en un proyecto mío independiente aquí no sé si hubiese podido ni siquiera abarcar algo así, es decir, necesitaba la infraestructura de afuera para poder hacerlo. En realidad, resultaba muy atractivo hacerlo en EE.UU., donde se dispone de más recursos y donde existe una gran ambición de lograr algo que sería muy interesante y de mucho potencial. Eso sí, la dificultad de hacer algo como esto es que finalmente uno no es el dueño del proyecto ni de cada decisión. Se necesita que los productores y los financistas estén de acuerdo con cada aspecto. Son desgastadoras reuniones para convencer y vender la idea y el concepto, pero esto es importante porque se reafirma el trabajo de dirección”.

Actualmente se alista una película para filmarse en Guayaquil, se llamará Sin muertos no hay carnaval, y gira en torno al tema de la invasión de tierras. “Estoy trabajando con Arturo Yépez, que es el productor del filme, y se basa en un guion que escribió Andrés Crespo, quien tendrá un papel no protagónico”, finaliza Cordero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s