Todos tienen algo de David Bowie

David-Bowie-Symposium

Por Carlo Celi, Agencias

(Publicado originalmente en diario La Hora, Quito, el 17 de enero de 2016)

No hay músico de rock que no haya sido influenciado por el fallecido David Bowie, directa o indirectamente. Una hipótesis dicha por algunos de sus fanáticos, talvez atrevida, pero probablemente no muy alejada de la realidad.

Eso sucede cuando un artista se funde con la historia y con las disciplinas que supo encarnar durante su vida, a tal punto que se vuelve parte de la cultura, tal es el caso de este músico británico.

La sorpresiva noche del domingo pasado, cuando se supo acerca de la muerte de la leyenda del rock, algunas personas se preguntaban ¿quién es Bowie? No hay que culparlas, muchas pertenecían a jóvenes generaciones y otras tan solo no estaban relacionadas con la música del artista.

Aunque ellos no sepan quién era Bowie, es muy probable que seguramente sí hayan escuchado alguna vez su música, ya que el espectro radial ecuatoriano, en su conocida programación ‘ochentera’, siempre ha dado espacio a clásicos del cantante londinense con temas como ‘Modern love’ (el pop más popular del músico) o ‘Changes’. Si no están seguros, pues, les invitamos a escucharlo en YouTube para que los reconozcan.

Inspiración

La influencia artística de David Bowie, que cultivó el gusto por la experimentación musical hasta el último álbum publicado dos días antes de su muerte, perdura en artistas de estilos muy variados.

Más que cualquier otro, Bowie encarnó a la ‘cultura pop’ a través de su permanente preocupación por captar la onda del momento en canciones que lo llevaron a codearse con la música folk, el rock, el funk o el jazz, pero también a través de los personajes y atuendos que creó a partir de fines de la década de 1960.

Músicos como Placebo, con Brian Molko a la cabeza, cuenta con un dueto junto a Bowie, ellos nunca ocultaron el amor hacia su obra, y todo lo que representaba. Su vocalista era puro Bowie (como curiosidad actuaron en la película ‘Velvet Goldmine’, biografía no oficial del británico).

En la lista de quienes supieron o quisieron captar la esencia de la estrella inglesa figuran grupos británicos de rock como Joy Division, cuyo líder Ian Curtis adoraba a ‘Ziggy Stardust’, Radiohead, Suede o Duran Duran. Todos influenciados por el periodo más new wave de Bowie, a fines de la década de 1970.

También figuran agrupaciones más inesperadas como los rockeros de Kiss, cuya filiación parece radicar más en el gusto por el glam-rock y el maquillaje, o Lady Gaga, especialista de los cambios de atuendo como los practicados por Bowie a lo largo de su carrera.

Con su preocupación por metamorfosearse y mezclar los géneros, la islandesa Björk tal vez sea la que más se le asemeje.

Para todos, la importancia de Bowie radica sobre todo en su capacidad para inventar sus propios códigos: “Era verdaderamente iconoclasta y original”, comenta Caroline Sullivan, crítica musical en The Guardian, que el mes pasado visitó la casa natal de Bowie, en el sur de Londres, para un documental.

Su influencia fue a menudo más directa al colaborar con otros: produjo discos para Lou Reed (el álbum ‘Transformers’) e Iggy Pop. También trabajó con Brian Eno en su ‘trilogía berlinesa’ de fines de la década de 1970. También se le escuchó cantar junto a Queen, Mick Jagger o más recientemente The Arcade Fire.

Madonna quedó devastada luego de su muerte, la camaleónica necesidad de la artista por cambiar cada año seguramente estuvo inspirada en el inglés.

La autoridad de David Jones (real nombre de Bowie) también se ejerció a través de covers o versiones de sus temas. Entre los más notables figuran la famosa versión acústica de ‘The Man Who Sold The World’ por Nirvana en los años 1990 o ‘Héroes’ por los neoyorquinos de Blondie a principios de los 80’.

Marilyn Manson dejó en claro su amor por Bowie al usar casi siempre lentes de contacto que hacían parecer que tenía dos ojos de diferente color al igual que el fallecido ídolo.

Otra disciplina

Roberto Ramírez Paredes, autor de La ruta de las imprentas (Foto, diario La Hora).

Roberto Ramírez Paredes, autor de La ruta de las imprentas (Foto, diario La Hora).

Bowie no solo ha inspirado a músicos, la literatura mundial también ha llevado parte importante de su obra. Tal es el caso del escritor ecuatoriano Roberto Ramírez Paredes, quien hace pocos meses acabó de publicar su libro La ruta de las imprentas.

“Cuando decidí que sería escritor, una de mis primeras influencias fue David Bowie. (…) Escribí un cuento fantástico llamado ‘I’m Happy, Hope You’re Happy Too’, que es una frase del tema ‘Ashes to Ashes’, en el que una mujer muy extraña, a la que todos llaman Oddity, pierde a su ser amado y, en su locura, lo busca en las canciones de Bowie. Ese cuento logró pasar mi censura, no lo oculté porque había madurado. Desde entonces no pierdo oportunidad de entrometer a Bowie de alguna forma (casi literalmente) en mi literatura”,

explicó el literato quiteño.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s