Cuando Hugo Gernsback elogió la ciencia ficción lovecraftiana

Por Javier Velásquez, autor del blog literario Radiotelescopio abandonado

(Colaboración especial desde Colombia para Ciencia ficción en Ecuador)

Uno de los agentes más importantes de la producción y proliferación de la ciencia ficción en Estados Unidos en los años veinte, durante el boom de las revistas pulp, a pesar de las críticas , fue Hugo Gernsback. Hombre que lanzó revistas como Wonder Stories, Science Wonder Stories, Science and Invention, Radio News y Air Wonder Stories.

Pero la primera revista que fundó fue la famosa revista de ciencia ficción Amazing Stories, en 1926. Inaugurándose como una las revistas pulp pioneras de la ciencia ficción en América, en la cual el fundador perseguía, basado en su admiración por las creaciones de Wells y Verne, obras basadas en precisiones y predicciones de características científicas.

Lovecraft haría parte de este canon de ciencia ficción pulp en 1927,  para sorpresa de los que niegan sus aportes a la ciencia ficción, cuando su increíble relato El color que cayó del cielo, veía la luz en el número de septiembre de Amazing Stories.

Esta narración recibiría los elogios del fundador y editor de la revista, como lo cita Jacques Sadoul, en su libro Historia de la ciencia ficción moderna:

(…) este relato es, literalmente hablando, uno de los más bellos que hayamos tenido la suerte de leer. Su tema es original y suficientemente extraordinario como para hacerlo destacar por encima de las narraciones de scientifiction contemporánea. No se arrepentirán ustedes de haber leído este magnífico cuento.

Admiración que también se puede ver por parte de Sadoul cuando resume y comenta el cuento lovecraftiano. Demostrando, además de lo impresionante que es la ciencia ficción que Lovecraft produjo, que el autor de Providence fue parte de una de las publicaciones pioneras en materia del género en américa, ganándose el mérito con tan fantástico relato de terror y ciencia ficción. Espacio que también se ganó en Astounding Stories, en 1936, otra de las reconocidas revistas pulp de ciencia ficción que es clave en la edad de oro del género, con la novela corta La sombra fuera del tiempo.

Esto hace evidente que Lovecraft reúne las cualidades de un autor prodigioso de ciencia ficción, cualidades que el mismo Gernsback tuvo la oportunidad de leer y apreciar mientras mantenía el control de Amazing Stories. Algo que también explica el Jacques Sadoul en su texto al hablar, por ejemplo, del bestiario lovecraftiano, el cual se distancia bastante de la fantasía y el terror supersticioso:

(…) pero en él la palabra «dios» no está cargada de ningún misticismo. Se trata de criaturas muy tangibles, hechas de carne, y sino sangre, al menos de otro fluido vital. Son en realidad, no los demonios de la tradición, sino extraterrestres llegados desde más allá del espacio, o del tiempo, o de otras dimensiones (…)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s