Dunwich y el universo de Lovecraft

Por Estefanny Flores

(Publicado en revista digital El Imperdible.ec de la PUCE, Quito, el 02/03/2014)

«El príncipe oscuro y barroco de la historia del horror del siglo XX»

Stephen King

Arte conceptual basado en una descripción de Dunwitch de H.P. Lovecraft. Arte por: MCrassus Art, tomado de https://mcrassus.com/2015/05/03/the-dunwich-horror-h-p-lovecraft-concept-art/

Arte conceptual basado en una descripción de Dunwitch de H.P. Lovecraft. Arte por: MCrassus Art, tomado de https://mcrassus.com/2015/05/03/the-dunwich-horror-h-p-lovecraft-concept-art/

En las sombras de la inmensidad  literaria yace el recuerdo de un “príncipe oscuro”, aquel que con sus excentricidades,  resulta amado por muchos y odiado por otros. Nada menos que Howard Lovecraft y el universo de su horror cósmico para cautivar a un ávido lector que busca una pizca de emoción y adrenalina. Este escritor estadounidense, autor de novelas de terror y ciencia ficción, poesía y novela epistolar, se convirtió en un innovador de la narración de terror del siglo XX. Resulta por demás interesante adentrarse en la obra de Lovecraft. Su receta difiere  del clásico horror sobrenatural. Historias que abarcan alienígenas, viajes en el espacio y la existencia de otras dimensiones reflejan el cúmulo imaginativo y el conocimiento sobre física y otras ciencias que este personaje adquirió a lo largo de su vida. Los viajes que realizaba de pequeño, en compañía de su abuelo, están plasmados en casi todas sus obras.

Horror en Dunwich, pertenece a la colección de las obras principales llamada Mitos de Cthulhu. Fue  concebida en 1928 y publicada al año siguiente. La historia transcurre en un pueblo ficticio denominado Dunwich, Massachusetts. Los paisajes que se mencionan en el relato comprenden parte de los recuerdos de los viajes que hacían Lovecraft y su abuelo.

El relato narra la historia de un pueblo olvidado, llamado Dunwich, consumido por la devastación sucesiva de generaciones que han cometido actos repudiables. En el pueblo perdura el linaje -deteriorado ya- de la familia Whatheley, conocida en el pueblo por el dominio de las artes oscuras y la brujería. Lavinia, la única hija del viejo Whatheley, procrea un hijo en condiciones sobrenaturales que crece de manera exorbitante y que con los años  desencadenará el verdadero horror en Dunwich al tratar de conjurar en este mundo a Yog-Sothoth (un dios exterior) por medio de artilugios.

Nadie, ni siquiera quienes conocen los hechos relacionados con el horror reciente, pueden decir con exactitud qué sucede con Dunwich; aunque las leyendas antiguas hablan de ritos impíos y aquelarres de los indios, en medio de los cuales invocaban a sombras prohibidas en las grandes colinas redondeadas y realizaban salvajes plegarias orgiásticas contestadas por fuertes crujidos y truenos bajo tierra.

En el cuento aparecen elementos que, en algún punto, llegan a conectarse con parte de la vida del escritor estadounidense. La importancia de su abuelo, la relación con su madre, la sed de conocimiento, la sexualidad de los personajes, la alusión a un linaje perdido llegan a relacionar a Howard Lovecraft con Wilbur Whateley, el personaje principal del relato.

Para Lovecraft, fue trascendental la presencia de su abuelo: un maestro del conocimiento, quien lo adentro al mundo del paganismo grecolatino, de los libros y le enseñó a amarlos. La muerte de su abuelo cambia el curso de vida para el autor. En el caso de Wilbur, su abuelo fue quien condujo su destino, el que le enseño el poder de las artes oscuras y, también, la muerte del anciano, marca el inicio del fin para Wilbur Whateley. La relación de Howard L. con su madre siempre fue un tanto conflictiva. Llenó de cuidados a su hijo y se convirtió en una mujer sobreprotectora, víctima del miedo a la degradación de su linaje. Pese a eso, la relación del autor con su progenitora fue mejorando con el paso de los años. Lovecraft emplea en sus relatos a las mujeres como sirvientas de las fuerzas del mal. Es el caso de Lavinia Whateley, la madre de thulWilbur, una extraña mujer que realiza rituales sobrenaturales y tuvo un hijo con el que no posee ningún tipo de vínculo afectivo, y hasta llega a temerlo.

El autor estadounidense, a pesar de no terminar sus estudios formales, demostró siempre inteligencia y habilidades para la literatura  y la ciencia: su fortaleza fue el autoconocimiento. En este sentido, se relaciona con el personaje Wilbur Whateley que nunca fue a la escuela, su instrucción estuvo a cargo de su abuelo y después por cuenta propia al tratar de descifrar el contenido del Necronomicón.

En cada obra de Lovecraft se dan muestras de que el ámbito sexual carece de importancia. En su vida, sucede lo mismo. A pesar del romance que mantuvo con Sonia Greene, su matrimonio fue efímero. En Horror en Dunwich, Lavinia Whateley procrea a su hijo sub-humano con una entidad que no pertenece a este mundo. El tema del romance trae siempre connotaciones negativas.

Un elemento recurrente en este relato es la decadencia de un linaje. El apellido materno de Lovecraft  –Phillips–  es un motivo de orgullo para la familia. El simple hecho de que el pequeño Howard Lovecraft simpatice con niños de un menor estrato enloquecía a su madre. En el relato, este elemento se menciona desde el principio y se vuelve reiterativo en el trascurso de la obra. El paso del tiempo y los horrores de las familias vienen a menos su linaje, y nadie puede escapar de su horrible destino. Se corrompe la sangre de todos los habitantes,  los horrores de sus antepasados,  los persiguen y los sumen en una maldición que se hereda. Como un elemento del autor, se juega  con el concepto de civilización que lucha con elementos inherentes a su naturaleza. No hay salida, todos están corrompidos por influencias malignas, nadie puede escapar de los crímenes cometidos por sus antepasados: su sangre está condenada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s