Teoría de Hawking | Servio Lima P.

Por Servio Lima P.

(Publicado en diario El Universo, sección Cartas al Director, Guayaquil, el 15 de septiembre de 2010)

 

En periódicos acaban de publicar las afirmaciones de que Dios no creó el universo, según Stephen Hawking, científico europeo que padece de una distrofia neuromuscular que le ha avanzado en los últimos años, y lo ha dejado casi paralizado.

Como creyente en Dios (no fanático), aunque no soy científico, expreso mi desacuerdo con el famoso teórico británico, quien ha coescrito un libro con el físico Leonard Mlodinow, titulado The Gran Desgn, y sostiene “que no es necesario invocar a Dios como el que encendió la mecha y se creó el universo”, que “dado que existe una ley como la gravedad, el universo se creó de la nada”; que “la creación espontánea es la razón de que haya algo, en lugar de nada”, que “es la razón por la que existe el universo”. Al respecto, se pensaba que estas teorías ya habían pasado de moda por su inconsistencia científica, rebatidas por eminentes científicos del mundo, entre ellos, el evolucionista Martin Moe, y George Goylord Simpson, de que la idea de una creación espontánea a partir de la nada –como lo sostiene Hawking en su nuevo libro– es totalmente falsa.

En biología, una de las leyes de la ciencia usada más ampliamente, es la de Biogénesis (“bío”, que significa vida y “génesis”, que significa principio), declara que la vida viene solamente de la vida preexistente de su propio género.

Así, vemos diariamente que esta ley se cumple alrededor del universo; los gatitos vienen solamente de las gatas, las vacas producen solo becerreros, un burro nunca produce un ratón, un cerdo nunca produce un caballo, una oveja nunca produce una iguana, un camello jamás puede producir un ser humano. Es decir, “la vida viene solamente de otra vida” (fuentes: G. Gaylord Simpson, Martin Moe “Génesis On Ice” /1981, Life “Introducction to Biology” /1965, Apologenetic Press). Por lo tanto, tanto, los seres humanos que somos parte principal de la creación Divina, con dignidad y orgullo nos creemos hijos de Dios con ciencia y con conciencia; y no simples abortos de la naturaleza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s