Los consejos de Bradbury

martian-chronicles1

Por Lenin Paladines Paredes

(Publicado originalmente en diario Crónica, Loja, el 27 de mayo de 2015)

Ray Bradbury fue un escritor estadounidense de novelas y relatos, sus escritos tienen temáticas fantásticas, de terror y ciencia ficción.

Su obra más conocidas es Crónicas marcianas, de 1950, en el que se aborda una hipotética colonización de Marte por parte de la raza humana. Ahí, el escritor desarrolla temas como la guerra, el impulso destructivo del hombre y el ansia de poder. También ha sido reconocido por la famosísima Farenheit 451, distopía en la cual la humanidad no dispone de libros porque todos han sido quemados, con el propósito de consolidar una sociedad homogénea y despojada de pensamiento. Sus obras han servido de inspiración y legado para muchos otros escritores y su posición sobre el desarrollo de la población y los problemas de la sociedad han originado adaptaciones cinematográficas y televisivas que constituyen gran influencia en la cultura popular.

Como la mayoría de grandes escritores, Bradbury ofrecía regularmente charlas a estudiantes con la finalidad de desmitificar el oficio de escritor. Para él, existían ciertos parámetros bajo los cuales toda persona podría convertirse en uno.

Bradbury decía que uno no debería empezar escribiendo novelas, pues son demasiado largas y lo mejor era lanzarse a escribir todas las historias cortas que fuera posible, para así ir mejorando poco a poco. Otra de sus ideas era que había que tener muy claro que uno siempre intentará imitar a los grandes escritores, pero nunca podrá ser ellos, lo que significa que al final, siempre habrá que encontrar un estilo propio.

Otro consejo era leer siempre y leer de todo, historias cortas, novelas y poesía. Bradbury era un amante de las bibliotecas y no coincidía con los adelantos tecnológicos, pero también animaba a los estudiantes a ver películas clásicas, para expandir la mente y el conocimiento.

Finalmente, decía que uno tenía que ser feliz escribiendo. Si la escritura se convertía en un trabajo tedioso y aburrido, uno terminaba escribiendo basura. Al final de todo, uno siempre busca que alguien más le diga “Tu trabajo es bueno, me gusta lo que haces”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s