El adiós al cuerpo tradicional | Giannella Espinoza

Por Giannella Espinoza

(Publicado originalmente en diario El Expreso, Guayaquil, el 5 de febrero de 2017)

El hombre necesita evolucionar para sobrevivir a una próxima extinción. La modificación genética garantiza un cuerpo más fuerte, rápido y resistente.

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞

La modificación genética garantiza un cuerpo más fuerte, rápido y resistente.

El humano debe convertirse en superhumano para sobrevivir a la próxima extinción masiva. Lo dijo en una reciente charla TED el mexicano Juan Enríquez, futurólogo e investigador de la Universidad de Harvard.

Supervolcanes, un asteroide o llamaradas solares podrían acabar con la humanidad en un instante, por lo que el experto cree que es una obligación moral diversificar nuestra especie… “Si la Tierra desaparece, toda la humanidad desaparece”, explica.

¿Cuál es el camino? Enríquez sugiere que la única opción es mejorar el genoma humano durante el próximo siglo: aumentar el diámetro de las neuronas en su cerebro para mejorar los tiempos de reacción, reprogramar las células humanas para que logren repararse de la radiación mortal que hay en planetas como Marte, rediseñar los pulmones para que reúnan más oxígeno en las atmósferas de bajo oxígeno de otros planetas, modificar los tejidos para filtrar mejor las toxinas mortales en atmósferas severas y agregar habilidades al cuerpo con la ayuda de implantes y hasta prótesis.

Estos procesos tendrían que ocurrir, dice, antes del nacimiento, utilizando tecnologías de manipulación genética.

¿Y qué ocurrirá con las facciones? La teoría indica que conforme el hombre alcance el dominio total de la genética, el rostro humano se verá sesgado hacia las características que los humanos encuentran atractivas: líneas fuertes, nariz recta y colocación de rasgos simétricos. También ojos más grandes para cuando la raza humana colonice el sistema solar y surja la vida en entornos más alejados del sol.

Según Enríquez, los 80 o 100 años que vienen van a ser radicalmente diferentes a los que vivieron nuestros abuelos, como resultado de una “transición evolutiva” que la humanidad está experimentando con las nuevas tecnologías. Incluso estima que la esperanza de vida podría ser tan alta como 120 años en el 2050, ya que los robots nos ayudarán con los trabajos más difíciles.

100 años después

  • Aumento del diámetro de las neuronas para acelerar la velocidad de reacción.
  • Células que podrían repararse de la radiación mortal.
  • Pulmones y tejidos que podrían almacenar más oxígeno en los ambientes de bajo oxígeno de otros planetas.
  • Tejidos capaces de filtrar rápidamente toxinas mortales y productos químicos.
  • Eliminación de trastornos genéticos, como la fibrosis quística y la enfermedad de Huntington.
  • Células que resisten la infección de virus mortales, como el VIH.
  • Piel más oscura para que, debido al calentamiento global, sea posible resistir mejor los rayos solares.
  • Más delgadez para disipar el calor por el cambio climático.
  • Ojos rojos y habilidades sobrehumanas a causa de las mutaciones genéticas.
  • Nanobots integrados en el cuerpo.
  • Más inteligencia, más fuerza y resistencia, mejor aspecto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s