Costumbre irracional | Franco Loyola

Por Franco Loyola

(Publicado originalmente en diario La Hora, Quito, el 6 de noviembre de 2011)

 

En días pasados fui invitado a visitar las instalaciones de la NASA, en el Centro Espacial John F. Kennedy, desde donde se inició la Conquista Espacial que puso el primer hombre en la luna, después de una serie de misiones exitosas desde 1960 con el Proyecto Apolo, que colocó 3 astronautas en la órbita terrestre, la Ex Unión Soviética también puso al primer cosmonauta Yuri Gagarin en viaje a espacio, y los Estados Unidos envió a su primer astronauta Neil Armstrong, desde entonces 12 astronautas hicieron varias actividades en nuestro satélite, posteriormente se colocó una estación espacial Skylab para investigaciones, en 1975 astronautas estadounidenses y cosmonautas soviéticos participaron en el proyecto de pruebas Apollo-Soyuz, en la cual estas dos naves se acoplaron durante 2 días convirtiéndose en la primera tripulación internacional en el espacio.

Además desde 1981 se puso en órbita el primer trasbordador espacial que realizó 130 misiones y culminará en el 2011 y que colocó el primer telescopio espacial Hubble, que nos pone en el umbral de las Galaxias.

La NASA mantiene un refugio natural que abarca una superficie de 56.656 hectáreas, convirtiéndose en un verdadero santuario de vida silvestre que no son perturbadas mayormente por las actividades de exploración espacial.

Desde luego es importante aprender las buenas costumbres de estas localidades como el caso del Estado de Florida, cubierto totalmente de vegetación entre natural y reforestada, cruzado por miles de canales de agua matemáticamente controlados para evitar las inundaciones, con pantanos recuperados y una red de carreteras impresionantes y bien cuidadas.

La gente dice que conocen pocas leyes, pero respetan severamente así, si la policía le encuentra fumando cigarrillos en el auto, tiene una multa de 250 dólares. No hay un papel en las calles, la basura se recoge clasificada en categorías, vidrio, plástico, latas y restos orgánicos, en el tráfico vehicular todos respetan la velocidad y su respectivo carril, en educación, no se preocupan mucho de producir los mejores profesionales, pero los últimos cambios curriculares apuntan a la educación ambiental, los valores y hábitos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s