Pos@humano

Daniel idrovo. Exposición: Pos@humano. MAMC. 2012.

Daniel idrovo. Exposición: Pos@humano. MAMC. 2012.

Por Simón Valdivieso Vintimilla

(Publicado en diario El Mercurio de Cuenca, el 2012/10/10 en la sección Editorial)

La era posthumana está ya sobre nosotros, somos cyborgs (una criatura compuesta de elementos orgánicos y dispositivos cibernéticos generalmente con la intención de mejorar las capacidades de la parte orgánica mediante el uso de tecnología) no solo en el sentido superficial de ser una combinación de cables y carne, sino en un sentido más profundo de ser seres humanos-tecnológicos.

Eso es lo que nos dijo Daniel Idrovo Vintimilla, hace unos cuantos días cuando presentó su escultura y pintura en el Museo de Arte Moderno. De su parte Carlos Rojas, nos presentó a Idrovo Vintimilla como un “Artista emergente” indicando que el mundo moderno nos enseñó a pensar a partir de dualidades. Una de estas, que aún late profundamente en nosotros, es la contraposición entre natural y artificial. Y desde aquí, humano y máquina, nos dijo.

Y es que con esas palabras nos llevó junto con el artista a su propuesta que estaba frente a nosotros. Un diálogo entre el artífice de lo que estábamos presenciando y el crítico de arte nos llevó a pensar efectivamente en lo que somos o tratamos de ser en el mundo moderno. Nacimos, los de nuestra generación con la imaginación a cuestas y así pudimos en algún momento de un palo de escoba hacer un caballo y cabalgar por la huerta de la abuela, o hacer una escopeta con la que disparábamos a nuestros contendientes que no existían.

Lo posthumano o post-humano es un concepto originado en los campos de la ciencia ficción, en la futurología, en el arte contemporáneo y en la filosofía. Se dice, que durante más de un siglo la ciencia ficción ha atraído la atención de toda la población mundial, habiendo obtenido uno de sus mayores éxitos en el hecho de proporcionarnos narrativas utópicas y ficticias sobre el progreso de la ciencia y los límites de la capacidad humana para entender su propia complejidad y su lugar en el mundo.

Sin embargo, hace apenas treinta años que estas ideas han pasado a formar parte de las influencias intelectuales de otras formas de arte. Con ese lenguaje plástico Daniel Idrovo nos lleva al debate sobre las consecuencias sociopolíticas de tales cambios y que en palabras de Carlos Rojas Reyes, ésta tecnología, la actual produce un malestar de la cultura. El cuerpo pasa de ser una realidad estable, para convertirse en un proyecto cambiante, susceptible de ser reinventado y reconstruido constantemente, a medio camino entre lo orgánico y la máquina: se ha convertido en un cuerpo posthumano.

La nueva naturaleza está enrostrada en la tecnología de punta, en la informática –ese nuevo lenguaje- y si no estás con ella, “eres nadie”. La tecnología actual nos ha quitado el idioma, lo va destruyendo, hoy nuestros hijos se entiende con apocopes, una suerte de taquigrafía virtual. Y a las frases hay que interpretarlas sobre la base de palabras recortadas. Daniel Idrovo Vintimilla es fiel a sí mismo como todo hombre libre y de buenas costumbres.

En su propuesta está su filosofía de vida. Es original y no hay vueltas que dar. Su escultura y su pintura van a dar mucho que hablar en el mundo del arte contemporáneo.

Y en buena hora que sean la Bienal de Cuenca y el Museo de Arte Moderno, los que hayan abierto las puertas a este artista emergente, como sinónimo de juventud, de diferente y de calidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s